ÚLTIMAS . NOTICIAS

LO QUE USTED DEBERÍA SABER SOBRE LA CISTITIS INTERSTICIAL

¿QUÉ ES LA CISTITIS INTERSTICIAL?

La cistitis intersticial (IC) es una enfermedad en la cual se sufre dolor recurrente en la vejiga y la zona pélvica. La pared de la vejiga puede irritarse y mostrar cicatrices o endurecerse. Las personas con IC pueden sentir:

En las mujeres, los síntomas suelen empeorar durante la menstruación. La IC es mucho más común en las mujeres que en los hombres. De los más de 700.000 Norteamericanos que se estima tienen cistitis, el 90 por ciento son mujeres.

¿QUÉ FACTORES CAUSAN LA CISTITIS INTERSTICIAL?

Desafortunadamente, aún no lo sabemos. Sin embargo, los investigadores están trabajando para comprender las causas de la IC y para encontrar tratamientos eficaces. Como la IC varía tanto en cuanto a síntomas e intensidad, la mayor parte de los expertos creen que no se trata de una, sino de varias enfermedades.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA CISTITIS INTERSTICIAL?

No hay un análisis especial para la IC. Diagnosticar la IC es muy delicado porque muchos de sus síntomas son iguales a los de otros problemas de vejiga. Los médicos pueden diagnosticar una IC cuando comprueban que usted no sufre otras afecciones, que tiene dolor contínuo en la zona pélvica y que necesita orinar muy seguido.

Los análisis de diagnóstico que ayudan a identificar otras afecciones buscan signos de infección en la orina y los fluidos de la próstata, utilizan instrumentos para observar el interior de la vejiga y estudian muestras de su vejiga y uretra bajo un microscopio.

¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS PARA LA CISTITIS INTERSTICIAL?

Los científicos todavía no encontraron una cura para la IC, pero los siguientes tratamientos pueden ayudarlo entretanto:

Dilatación de la Vejiga. Los médicos han notado que a veces ayuda dilatar (o extender) la vejiga. Los síntomas pueden empeorar el primer día, pero luego pueden mejorar.

Instilación de la Vejiga. Durante una instilación de la vejiga, también llamada un lavado de vejiga, se llena la vejiga con una solución que se retiene por 10 a 15 minutos y luego se vacía. La mayor parte de las personas que responden a este tratamiento nota una mejoría de 3 o 4 semanas luego del primer ciclo de 6 a 8 semanas de tratamiento. Un efecto secundario molesto, pero relativamente insignificante, es un sabor y olor similar al ajo en el aliento y la piel, que puede durar hasta 72 horas luego del tratamiento.

Medicación Oral. La aspirina y el ibuprofeno se obtienen facilmente y pueden ser una primera medida de defensa contra las pequeñas molestias. Los pacientes siempre deberían consultar a un médico antes de utilizar cualquier medicamento por un largo período de tiempo.

Electro-Estimulación Nerviosa Transcutánea. Con la electro-estimulación nerviosa transcutánea (TENS), pulsaciones eléctricas suaves penetran a su cuerpo por minutos u horas, dos o más veces por día, a través de cables en la parte baja de la espalda o a través de dispositivos especiales insertados en la vagina en las mujeres o en el recto en los hombres. Si la TENS ayuda, la mejoría ocurre generalmente en 3 a 4 meses.

Alimentación. No hay evidencia científica que relacione la alimentación a la IC, pero muchos médicos y pacientes encuentran que el alcohol, los tomates, las especias, el chocolate, las bebidas con cafeína o cítricos y las comidas muy ácidas pueden causar malestar en la vejiga. Los pacientes pueden intentar no comer ciertos alimentos y luego reintroducirlos en la dieta de a uno por vez, para ver cuál tiene un efecto sobre los síntomas, si es que alguno los afecta. Es importante, sin embargo, mantener una alimentación variada y equilibrada.

Dejar de Fumar. Muchos pacientes sienten que el hecho de fumar empeora sus síntomas. Como fumar es una de las mayores causas conocidas de cáncer de vejiga, una de las mejores cosas que los fumadores pueden hacer por su vejiga es dejar de fumar.

Ejercicio Físico. Muchos pacientes sienten que los ejercicios de estiramiento suave ayudan a aliviar los síntomas de la IC.

Entrenamiento de la Vejiga. Las personas que hayan logrado aliviar el dolor, pueden utilizar técnicas de entrenamiento de la vejiga para ser capaces de reducir la cantidad de veces que necesitan orinar . Básicamente, los pacientes deciden orinar a horas específicas y utilizan técnicas de relajación y distracciones para cumplir con su horario. De a poco, los pacientes intentan incrementar los lapsos entre horarios.

Cirugía. La cirugía debería tomarse en consideración sólo si todos los tratamientos disponibles han fallado y el dolor es insoportable. La mayor parte de los médicos es renuente a operar porque algunas personas todavía manifiestan síntomas luego de la cirugía.

¿HAY MOTIVOS PARTICULARES DE PREOCUPACIÓN?

Cáncer. No hay evidencia de que la IC incremente el riesgo de cáncer de vejiga.

Embarazo. Los investigadores tienen poca información sobre embarazo y IC, pero creen que la IC no afecta la fertilidad o la salud del bebé. Algunas mujeres encuentran que su IC desaparece durante el embarazo, mientras que otras experimentan peores síntomas.

Sobrellevarlo. El apoyo emocional de la familia, amigos y otras personas con IC es muy importante para ayudar a los pacientes a sobrellevar la IC. Los estudios han mostrado que los pacientes que se informan sobre la enfermedad y se involucran en su propio cuidado se encuentran mejor que los pacientes que no lo hacen.

Con la colaboración del instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales
Última actualización: 10/01/2002

 

E V E N T O S
Done su automóvil a la Fundación Norteamericana de Riñón y Urología
APOYE NUESTRO TRABAJO: DONE SU AUTOMÓVIL
info@kidneyurology.org
1 . 8 0 0 . 6 3 3 . 6 6 2 8

GRUPOS DE APOYO

¡Los grupos de apoyo de New Jersey celebran las vacaciones a mediados de diciembre! ¡No se pierda las festividades! Haga clic aqui para más detalles

CAMINATAS

¡Manténgase en contacto para más detalles sobre nuestras proximas caminatas!

OTROS EVENTOS

Échele un vistazo a la revista del sitio KUF, un "recurso excelente" ¡para pacientes y para el público!

*Barreras para el control de la hipertensión en Afro-Americanos